Analytics

jueves, 19 de marzo de 2015

A los hijos se les quiere con el corazón... y de eso también tenemos los hombres

Imagen de doc_
Puede que sea por el cambio hormonal que dicen que sufrimos los padres. O el efecto de dormir poco... O que me hago viejo... El caso es que cada vez me indigna más el papel que se supone que jugamos los padres en esta sociedad.

Y tenía que haberlo sospechado mucho antes de que naciera mi hija, ya que la publicidad ya va dejando las cosas claras. Basta con ver los productos en cualquier sección de bebés: en la mayoría se ve a una mujer con un niño. Y en los pocos en los que aparece un hombre, lo más frecuente es que esté distante, observando a la mujer y el niño, como protegiéndoles. Sólo falta ponernos con pieles y una lanza en la mano.

Pero lo cierto es que hasta que no se es padre, tampoco nos fijamos mucho en ese tipo de productos, así que cuando nace tu hija te coge por sorpresa que mucha gente se dirija sólo a la madre cuando vas a comprar algo para la niña, pedir información...Mi mujer ha tenido que decir en alguna tienda: realmente es él el que lo quiere, o el que más lo va a usar...Para mí es igual o peor que ir a comprar un coche con ella y que el comercial se dirija sólo a mí.

Y esto no es algo que pase sólo en la lejanía de la publicidad o la distancia de un empleado al que no conoces...En el calor de la familia y las amistades también pasa. Y muchas veces el padre se vuelve invisible cuando la gente pregunta qué tal están...Es cierto que no sufrimos el parto (sí, pero no en primera persona). Y como de pequeños nos enseñan que los hombres no lloran y son fuertes, tampoco importa cosas como que apenas duermas un par de horas al día y estés cogiendo un coche para ir a trabajar...O que todo sea nuevo y a veces te supere el miedo a que puedas estar haciendo algo mal o a que le pueda pasar algo a lo que más quieres en este mundo.

Pero todo es soportable, hasta que intuyes que alguien piensa que su madre la va a bañar mejor que tú. La va a vestir mejor que tú...o se lo va a hacer todo mejor que tú, porque la madre es la madre. Ahí me cabreo por la parte que me afecta a mí. Y me entristezco por la parte que le afecta a mi mujer. La sociedad sigue cargando esa loza machista sobre ella. Puestos a sacrificar una carrera profesional...¿con quién estaría mejor la niña?

En fin...Me voy con mi hija, que aunque en la publicidad no aparezca, los padres también besamos, bañamos, cuidamos, alimentamos, amamos, ... a nuestros hijos.

¡Feliz día del padre!


No hay comentarios:

Publicar un comentario